jueves, 21 de marzo de 2013

Chipre

Una vez más las personas son lo que menos cuenta. Que se quiera hacer pagar a los pequeños ahorradores, aquellos que han conseguido atesorar unos pocos miles de euros durante años de trabajo, por el desfalco provocado por otros (gobernantes y banqueros), hace que uno no haga otra cosa sino preguntarse qué entienden por equidad y justicia la señora Merkel y su querida Troika. No es un impuesto de dudosa legalidad lo que quieren imponer, es un robo descubierto a las familias obreras.

Si el Gobierno de Chipre ha generado una gran deuda ¿por qué no investigar (y condenar) a los gestores? Si la banca de dicho país está al borde del abismo, ¿por qué son los ciudadanos los que tienen que pagar porque unos pocos se han hinchado los bolsillos?, ¿por qué las deudas privadas terminan por convertirse en públicas y no así los beneficios? ¿Dónde esta la Europa de la justicia social? Tan solo queda una Unión Europea, a imagen de los líderes de antaño, Grande y Libre por la gracia de los Mercados.

2 comentarios:

Dario Zanni dijo...

Lamento la situación que están padeciendo parte de Europa, porque he tenido la suerte de conocerlos y llevarlos en mis recuerdos, comprendo por lo que están pasando dado que soy oriundo de Argentina y fui uno de los perjudicado por este sistema que ahora se plantea por allí, la gracia amarga de sabernos siempre los conejillos de la india para sus nefastos experimentos comerciales, se ha llevado mucha vida por aquí, un tsunami de tristeza, furia y resignación. Desde ya los culpables siguen a carcajadas contando las costillas del perro moribundo.

Suerte y abrazos!

Neovallense dijo...

Y siguen con sus experimentos a pesar de saber muy bien las consecuencias... Solo saben exprimir a los más débiles, esa es la verdad.

Saludos, y gracias por tu comentario.