jueves, 25 de junio de 2009

miércoles, 24 de junio de 2009

Injusto destino

Hay tantas historias que merecen ser contadas, tantos instantes vividos, tantas vidas perdidas, tantas voces que se alzan y nadie escucha, tantas manos que piden ayuda en silencio, tantos ojos que lloran, tantos labios que sonríen. Hay tanta gente que se merece un mejor destino que el que le ha tocado.

Yo

Pesimista, inseguro, irascible, paciente, inquieto, estúpido, creativo, reflexivo, perseverante, indeciso, ingenuo, perspicaz, tímido, reservado...

martes, 23 de junio de 2009

Dejarse llevar por la vida.

Durante toda mi vida, he pensado que lo importante es mantenerse firme para no dejar que la vida te empuje. Aunque tal vez, dejarse llevar, no sea algo tan malo, si así, avanzas.

Nana Osaki (de la serie anime de "Nana")

Mirada

Creo que cuando miras de verdad a alguien a los ojos, puedes verte reflejada a ti misma en ellos. Pero si desvias la mirada, estás perdida. Y yo...no quiero perder.


Leila (de la serie anime de "Nana")

jueves, 18 de junio de 2009

Fosas del olvido

Lo que ha hecho el gobierno catalán al decidir costear la exhumación de fosas comunes de la Guerra Civil y de la dictadura franquista ha sido una valiente decisión que más comunidades deberían imitar.

lunes, 15 de junio de 2009

Barreras

Hay muchas barreras, todas son superables con mayor o menor trabajo. Pero las más difíciles de todas son las que nosotros mismos nos imponemos, construidas a base de inseguridades, miedos y prejuicios.

domingo, 14 de junio de 2009

Abrígame

Tu tristeza es mí tristeza, tus dudas mis dudas, tus miedos son los míos, tu sonrisa... Tu sonrisa abriga mí alma.

martes, 2 de junio de 2009

Soledad en la muchedumbre

Resulta contradictorio que donde más gente se siente sola y desamparada sea en las grandes ciudades. ¿Será por el alejamiento de la naturaleza?, ¿o quizá porque las ciudades cada vez están más deshumanizadas, construidas pensando en los coches más que en las propias personas?

lunes, 1 de junio de 2009

Malditos

Nada quiere salir de mis dedos, se niegan a teclear, rechazan violar el blanco del editor de textos, no desean capturar los dispersos pensamientos que pasan por mi cabeza. ¡Dedos malditos!